AGENDA
Julio 2014 Agosto 2014
Do Lu Ma Mi Ju Vi
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
Clave fiscal

Aceites minerales: una alternativa viable

Ofrecen ventajas en el combate de plagas en frutales. No obstante, no sirven contra la carpocapsa.
ENSAYOS 
Aceites minerales: una alternativa viable

Ofrecen ventajas en el combate de plagas en frutales. No obstante, no sirven contra la carpocapsa.

Silvana Salinas 
    
    
                  
El uso de aceites minerales es una alternativa viable y que ofrece diversas ventajas, frente a otros productos químicos tradicionales, para combatir algunas de las plagas que afectan a las manzanas. Así lo confirmó un nuevo estudio que se realizó en el Alto Valle destinado a conocer el comportamiento de la utilización de estos aceites en el control de ácaros y otras plagas, tal como chicharritas y pulgones.

Los ensayos se realizaron durante tres temporadas y los resultados fueron altamente positivos, aunque las pruebas realizadas sobre la fruta para verificar los efectos del uso de estos aceites sobre la carpocapsa no corrieron la misma suerte.

El estudio se realizó específicamente sobre un monte frutal de la variedad Red Delicious, a partir de un convenio entre YPF, INTA y la Fundación ArgenINTA. Lo lideró el departamento de  Sanidad del INTA Alto Valle. Darío Fernández, técnico de esa área, explicó que el proyecto de investigación fue finalizado y por eso ya están en condiciones de recomendar la aplicación sanitaria de este producto. Además desde este año se puso en marcha otro proyecto, de similares características, pero que se llevará a cabo sobre peras.

Esta es parte de una entrevista que Darío Fernández mantuvo con "Río Negro Rural":

–¿Cuándo comenzó el proyecto?
Este fue el tercer año. Se hizo así para evaluar el efecto a largo plazo sobre las plagas y sobre las plantas. Después de tres años de uso intensivo de aceites, hasta seis aplicaciones por temporada, no se vio ningún efecto sobre la productividad, no hubo ningún efecto fitotóxico sobre la fruta o sobre las hojas. Y el otro punto muy importante que se evaluó es el tema de la maduración de la fruta, las características en cuanto a madurez y conservación en poscosecha. Ahí tampoco se vio ningún efecto negativo de los aceites, es decir la fruta maduró normalmente, tomó color, aromas, tomó la acidez normal.
Además se pudo conservar en frigorífico, en cámaras convencionales, el mismo tiempo que la fruta sin tratamiento, no hubo ningún efecto adverso del uso de aceites. Sí se observó un efecto positivo, que es algo que no estaba previsto evaluar, pero surgió en ese momento, un efecto positivo sobre una fisiopatía que es una escaldadura superficial que afecta normalmente a manzanas de cultivares verdes, y a peras D’Anjou. Se vio que al aplicar aceites disminuía la incidencia de la escaldadura superficial.

–¿Se contempló el control de la carpocapsa?
Lo que se intentó evaluar en este proyecto fue el efecto sobre todas las plagas de manzano, y fundamentalmente lo que se conoce es el efecto de los aceites sobre ácaros, sobre arañuelas, y otras plagas. Lo que se pudo observar en cuanto a los resultados fue un muy buen control de ácaros durante toda la temporada, también de chicharritas del manzano. Pero no se vio un efecto marcado sobre el control de carpocapsa.

–¿Qué aceites se utilizaron?
Los aceites que se usan generalmente en invierno son poco refinados, tienen muchos compuestos que pueden ser tóxicos para los frutales. Pero estos aceites son distintos, tienen un rango de destilación muy estrecho y permite obtener productos de alta calidad. Algunos de ellos, inclusive, casi con grado comestible.

–¿Cómo debe usarse el producto?
Similar a cualquier insecticida, lo que sí es muy importante es la mezcla en el tanque, hay que tener cuidado y no detener en ningún momento la pulverizadora. En los ensayos que hicimos, realizamos aplicaciones durante la primavera, desde octubre a mediados de diciembre y durante enero y primeros    días de febrero. Durante ese período, las aplicaciones se hicieron cada 15 días con un máximo de 6 aplicaciones y se usó el aceite al 1%. Y donde se utilizó el aceite no fue necesario hacer aplicaciones de acaricidas específicos.

–¿Cómo actúan?
Es una acción mecánica, lo que hacen es cubrir los huevos o los adultos y los sofocan, los asfixian. Por eso, hay que cubrir totalmente los insectos o los ácaros y se produce una interrupción del ingreso de oxígeno a los individuos, por eso es muy importante en la aplicación, el volumen. Hay que cubrir toda la planta.

–¿Cuáles son los costos?
Cuando empezamos con el proyecto, los costos no eran demasiado elevados, aunque hoy con el precio del petróleo el costo aumentó un poco, aunque siempre es más económico que una aplicación de acaricidas convencionales. Por otra parte, la ventaja que tienen los aceites es que no dejan residuos en los frutos.