AGENDA
Julio 2014 Agosto 2014
Do Lu Ma Mi Ju Vi
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
Clave fiscal

La importancia del agua

El consumo de agua en los principales cultivos hortícolas de Cuyo

El agua dulce es un recurso cada vez más escaso. Por lo tanto, es previsible que aumentará la competencia por su uso y una mayor exigencia y necesidad para que el mismo sea más eficiente. En este sentido, la actividad agrícola, deberá hacer uno de los mayores esfuerzos.

El riego por superficie en el mejor de los casos tiene una eficiencia del 50%, o sea que para entregar 5000 m3/ha que requiere un cultivo es necesario aplicar 10000 m3 para cumplir las necesidades del mismo.

El resto se pierde por escurrimiento, por drenaje en profundidad y por ocupar espacios de suelo que el cultivo no los utilizará.

El riego por goteo es una alternativa para mejorar la eficiencia de riego. En la mayoría de los casos esta puede llegar al 85 a 95 %, con la ventaja de que se realiza simultáneamente la fertilización o sea el fertirriego.

Pero para lograr alcanzar altas eficiencias es necesario conocer las necesidades del cultivo, utilizando algún método para estimar la evapotranspiración.

Con este objetivo, en el período 1995-2009, se estudió la respuesta de las principales hortalizas cultivadas en la región cuyana al riego por goteo, para optimizar las láminas de riego, ajustar los coeficientes de cultivo y mejorar la eficiencia de uso del agua.

Las pruebas se realizaron en el campo experimental de la Estación Experimental Agropecuaria La Consulta, del INTA, Mendoza.

Las especies ensayadas fueron ajo, cebolla, tomate, pimiento, zanahoria, zapallo y orégano.

En todos los caso el diseño fue en bloques completos al azar con tres o cuatro repeticiones y los tratamientos consistieron en un lámina de riego óptima (R2) igual a la evapotranspiración calculada (ETc), un tratamiento con 30 a 40 % menos de agua (R1) y otro tratamiento con 30 a 40 % más de agua (R3). En todos los casos se utilizó como referencia el tanque de evaporación (Tanque A) afectado por el coeficiente de tanque o bandeja (kp) y el coeficiente de cultivo (kc). Se calculó el coeficiente de riego kr (kr=kc*kp).

La humedad del suelo fue controlada con tensiómetros y sensores de matriz porosa (Watermark) colocados a 20 y 40 cm de profundidad por debajo de la línea de goteros.

En el caso de ajo se obtuvo el máximo rendimiento (18,5 t/ha) con una lámina de riego mas precipitación efectiva (drp) de 1013 mm. Con 796 mm y con 1190 mm se obtuvieron rendimientos 12% y 6 % menores respectivamente.

El kr varió de 0,36 en abril, aumentando lentamente a 0,46 en julio y luego subiendo rápidamente a 1,25 en noviembre manteniéndose en este valor hasta cosecha.

La EUA fue mayor en el tratamiento R1 (31,29 kg/mm agua) y disminuyó a 24,80 y 18,64 en el R2 y R3 respectivamente.

En cebolla se encontró el máximo rendimiento (55 t/ha, 2000) con una lámina de riego más la precipitación (drp) de 815 mm. En el 2006, el máximo rendimiento (52 t/ha) con una lámina de 880 mm.

El kr varió de 0,34 en setiembre aumentando rápidamente a 1,10 en noviembre, y manteniéndose en 1,15 en diciembre, para caer en enero a 0,46.     Las EUA disminuyeron con el aumento de la drp, siendo 77,7 kg/mm en R1, 68,2 en R2 y 55,3 en R3.

En tomate para industria (NVH 1095) (1997/98) con 644 mm de drp se obtuvieron 94 t/ha mientras que con 532 mm 68 t/ha y con 743 mm 97 t/ha.

El kr varió de 0,21 en noviembre aumentando a 0,76 en enero, para caer en marzo a 0,35. La eficiencia de uso del agua fue mayor con el tratamiento R2 154 kg/mm, mientras que con R1 fue 135 kg/mm y con R3 137 kg/mm.

En pimiento se maximizó el rendimiento con una drp de 930 mm en 1995/96 y 1060 mm en el1996/97 con rendimientos máximos de 53 t y 58 t respectivamente.

El kr varió de 0,29 en noviembre a un máximo de 0,75 en febrero, para caer a 0,56 en abril. La EUA fue mayor con el tratamiento R1 65 y 68 kg/mm en el primer y segundo ciclo respectivamente y disminuyó gradualmente en R2 (63 en los dos ciclos) y R3 49 y 55 kg/mm respectivamente.

En zapallo Cuyano INTA (tipo anquito) el rendimiento fue optimizado con 692 mm alcanzando las 53 t/ha.

El kr varió de 0,17 en noviembre a un máximo de 0,79 en febrero, para caer a 0,35 en abril.

La eficiencia de uso del agua disminuyó a medida que la lámina de riego se incrementaba pasando de 108 kg/mm a 84 kg/mm y 75 kg/mm con los tratamientos R1, R2 y R3 respectivamente. La respuesta fue lineal lo que permite suponer que con una lámina superior se puede alcanzar un mayor rendimiento.

En zanahoria con dos cultivares (Beatriz INTA, y Supreme), la respuesta fue lineal cosechándose 55 t con una drp de 886 mm en el 2006/07. Sin embargo en el ciclo 2007/08 se alcanzó un rendimiento de 85 t con una lámina de 1200 mm, pero aumentaron en forma significativa el número de raíces bifurcadas.

El kr varió de 0,33 en setiembre a un máximo de 1,04 en diciembre, para caer en febrero a 0,52.La eficiencia de uso del agua fue mayor con el tratamiento R1 (574 mm) que alcanzó 74 kg/mm, en el primer ciclo de cultivo.

El orégano respondió en forma distinta a la mayoría de las hortalizas. El mayor rendimiento se obtuvo con la menor lámina de riego por lo menos en los primeros dos ciclos de cultivo.

El primer año de cultivo se aplicaron 784, 1103 y 1432 mm y los rendimientos fueron 4,2, 4,0 y 2,5 t/ha orégano limpio y seco respectivamente en dos cortes y las eficiencias de uso 5,1, 3,8 y 1,8 kg/mm.

En el segundo ciclo solo se hizo una sola cosecha por las condiciones climáticas y los rendimientos fueron 2,2, 1,8 y 1,1 t/ha con 350, 574 y 784 mm de drp respectivamente, mientras que la EUA fue de 6,4, 3,17 y 1,39 kg/mm.           En el primer ciclo kr varió de 0,25 en mayo a un máximo de 0,86 en febrero.

En el segundo ciclo se después del primer corte las plantas no

se recuperaron adecuadamente y los kr llegaron a un máximo de 0,86 en noviembre y decayeron a 0,41 en enero para luego recuperarse lentamente hasta abril a un valor de 0,62.

Los volúmenes de riego expresados en m3/ha que maximizaron los rendimientos de las diferentes hortalizas en La Consulta se presentan en la figura 1. Hay que recordar que 100 mm de lámina equivalen a 1000 m3/ha.

Conclusiones

La implementación de ensayos sencillos permitió ajustar los kr en los principales cultivos mendocinos.

Sin embargo, se pudo observar que estos coeficientes no son fijos, sino que varían para una misma especie de un año a otro debido a la variabilidad ambiental, a las características propias del suelo y del cultivar o híbrido.

A pesar de las variaciones encontradas, junto con los datos de la evaporación del tanque tipo A, se puede diagramar un riego y con el uso de instrumentos adecuados, medir el potencial matriz del agua en el suelo, se pueden ir ajustando las láminas sobre la base de la evolución de la humedad en el suelo. En muchos casos se observó que la eficiencia de uso del agua fue disminuyendo a medida que se incrementaba la lámina de riego, pero con un aumento importante del rendimiento.

En estos casos se deberá analizar el costo económico y obtener el margen neto de ganancia para decidir hasta donde conviene regar, siempre que se mantenga la calidad.

Por: Lipinski, V.M. EEA La Consulta INTA Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

Este trabajo se presentó en las Jornadas de Actualización Hortícola realizadas el 22 y 23 de octubre de 2009 organizadas por el Proyecto Desarrollo Sustentable de la Horticultura Regional INTA – Centro Regional Mendoza – San Juan